¿CÓMO ADIESTRAR UN CABALLO JOVEN?

ADIESTRAR A UN POTRO O CABALLO JOVEN

 

El entrenamiento en la doma de cualquier caballo, debería empezar ya cuando es todavía un potrillo. De forma que la doma más natural es aquella donde el caballo o potro aprende el manejo básico necesario para que su relación con las personas que van a manipularlo sea lo más segura posible para ambas partes.

Aunque se puede empezar con la doma básica a los dos años, esto es, pie a tierra y habituándole a las bridas, el bocado, la silla y la enseñanza de las ayudas básicas; nosotras comenzamos la doma o adiestramiento montado de tres años en adelante. 

La razón puedes comprobarla observando éstas fotografías. Basándonos en las ilustraciones de Caroline Sauvegrain, osteópata equina, hemos señalado las zonas de osificación, o formación ósea, correspondientes a los distintos años de desarrollo de un caballo entre el primer año y el quinto.

Con 1 año, los huesos del caballo empiezan a formarse

Con 2 años, la formación ósea del caballo se extiende

A los 3 años, la osificación del caballo ya cubre el cuello

A los 4 años, el dorso del caballo sigue en desarrollo

A los 5 años el dorso del caballo está completamente formado

Como habrás deducido viendo las fotografías, comenzar la doma montada antes de los 4-5 años puede generar efectos perniciosos en el desarrollo físico del animal ya que su dorso es demasiado tierno y podría generar lesiones, malformaciones y acortar la vida útil de nuestro caballo.

¿Cuáles son los primeros pasos que seguimos en la doma de un potro?

Aunque en un futuro hayamos pensado el uso que le daremos, es decir, si será caballo de alta escuela, caballo de doma, caballo de salto o de cualquier otra disciplina deportiva; nuestra primera tarea en el adiestramiento básico de cualquier caballo será a la mano. Acostumbrarle a: ser dirigido, a ser cepillado y manipulado, limpiarle los cascos, reaccionar a las ayudas y escuchar las órdenes, etc. Ésta fase tendrá la duración necesaria en función del ritmo de aprendizaje de cada animal.

 

La fase siguiente, el ensillado, se realizará siempre a partir de los tres años y consiste básicamente en acostumbrar al animal a llevar la silla y al jinete sobre su dorso. Sólo cuando comience a acostumbrarse a llevar algo sobre el lomo y a sentir la presión de la cincha alrededor de su cuerpo, continuaremos con la fase de montura.

 

Los principios básicos de nuestro adiestramiento son:

  • Introducción de forma gradual en el uso de la embocadura, las ayudas y posteriormente la montura.
  • Refuerzo positivo de las órdenes en relación a los tres aires: paso, trote y galope.
  • Adiestramiento natural a la cuerda, pie a tierra, combinado posteriormente con la doma montada.

Adiestramiento en picadero, combinado con salidas al exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *